lunes, 28 de enero de 2019

GRANDES COMICS del 2018 ((2da, Parte)







Josep Oliver, filólogo, profesor de Literatura en la escuela secundaria, crítico de cómic en varias publicaciones, coautor del cómic El Joven Lovecraft y bloguero decano en Cisne Negro, realizó un artículo para el sitio Papel en Blanco, donde sugiere cuales fueron para él los 25 mejores comic del año 2018 editados en España. Veamos un pequeño análisis de la primera parte de ellos.


Como cada año, ya la tenemos aquí: la lista de los mejores cómics del año. Hemos esperado a apurar 2018 para estar seguros de ofreceros una lista lo más ajustada posible. Este top se basa en la lectura de 182 cómics durante todo el año, de los que destacamos estos 25. La lista sólo contempla ediciones de este mismo 2018 y no hay reediciones de material ya publicado.

Dicho esto, aquí tenéis la segunda parte de la lista, título por título y su correspondiente reseña, que en la mayoría de los casos publicamos a lo largo del año:


‘La tierra de los hijos’, de Gipi (Salamandra Graphic)


En La tierra de los hijos Gipi deja los territorios costumbristas que han caracterizado la mayor parte de su obra para recrear una historia que se ambienta en un futuro distópico no muy lejano. En él, la civilización ha prácticamente desaparecido y los pocos humanos que restan viven en un estado semisalvaje, relacionándose a base de trueques. En este contexto, un padre cuida de sus dos hijos adolescentes. Una historia de género postapocalíptico con reflexión sobre la relación paternofilial, el principio de autoridad y el enfrentamiento entre moral y supervivencia. Más información en la reseña completa.






‘Odisea’, de Fabio Visintin (Spaceman Project)










El subtítulo de esta adaptación de Homero reza: “narrado para la mirada”. Y es que es completamente muda y prescinde totalmente de textos para contar la que es quizá una de las historias más conocidas en Occidente. Prescindiendo pues de todo acomodo textual, Fabio Visintin demuestra que puede adaptarse al bardo griego a un lenguaje ágil y totalmente visual sin perder ni un ápice de su épica. La reseña completa aquí.



‘El espíritu del escorpión’, de Llor y Caballo (Evolution Comics)

El espíritu del escorpión es una novela gráfica adulta, dura. Nos hace reflexionar sobre la naturaleza del ser humano en la persona de Radovan Karadzic: un hombre considerado un genocida, que sin embargo quiso escapar de su destino y empezó una nueva vida como terapeuta. Quizá no para todos los lectores, pero sí un gran ejercicio de narrativa textual y gráfica, un muy buen precedente para estos dos autores. Tenéis más información aquí.

‘El método Gemini’, de Magius (Autsaider Comics)



Esta extensa novela gráfica de Diego Corbalán, alias Magius, recrea la historia de Mike Dioguardi, un mafioso que aprovecha la coincidencia de su apellido con el de John Dioguardi, uno de los grandes hampones norteamericano de los años 50, para se hace pasar por familiar suyo y así entrar en el mundo de los “negocios”. Es, pues, una historia de mafiosos al uso, que hace múltiples homenajes al cine de su género, como El Padrino, Harry el Sucio o Los Soprano. Pero es mucho más. Las elecciones estéticas y narrativas del autor son las que hacen destacar este título. ¿Por qué? Aquí tenéis las respuestas.

‘¡Universo!’, de Albert Monteys (Astiberri)




¡Universo! es una serie de relatos independientes que, a la manera de títulos clásicos como La dimensión desconocida o Más allá del límite, pero con una filosofía moderna que lo emparenta también con Black Mirror, nos plantea un escenario futurista: puede ser una empresa que descubre el viaje en el tiempo y quiere llegar hasta el inicio de la creación para registrar los quarks con su marca, unos robots de compañía que de forma misteriosa se vuelven letalmente cariñosos, o un accidente cuántico en el que una ingeniera se ve transportada unos minutos en el futuro, complicando su vida hasta un punto extenuante. Más información en su reseña aquí.

‘El niño brujo’, de Molly Ostertag (Harperkids)
La familia de Aster es un clan algo especial, ya que todas las chicas son educadas para ser brujas, mientras que los chicos son educados para ser cambiaformas. Esta tradición se remonta a muchas generaciones y quien se atreva a desafiar esos límites es exiliado, como le ocurrió al abuelo de Aster. Pero Aster no quiere ser un cambiapieles, y en cambio está fascinado por las clases de magias a las que asisten sus hermanas y primas. El niño brujo va más allá del cómic como pasatiempo. Es una historia que habla sobre las tensiones propias de la adolescencia, donde todos los anclajes personales se relativizan y ya nada es seguro. En este momento crítico de plena formación de la personalidad, todo es cuestionado: familia, amistades, valores, e identidad. Reseña completa aquí.

Primera Parte del Informe: VER AQUI






0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal