jueves, 12 de noviembre de 2015

La laureada ilustradora JUTTA BAUER visita ARGENTINA






La premiada ilustradora alemana llegó al país para la apertura del festival Filbita y el diario La Naciónl le realizó un reportaje a través de Alejandro Lingenti, que reproducimos

Jutta Bauer: "Es muy importante sentir lo que se dibuja"


Jutta Bauer es una de las ilustradoras de libros infantiles más importantes de Europa. Autora de Madrechillona -con el que ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil de Alemania en 2001- y de la popular serie Emma, llegó esta semana a Buenos Aires para ofrecer talleres gratuitos para niños y profesionales del sector, participar de un foro de traducción y compartir, hoy a las 19, con el público su cruce epistolar con Isol, la ilustradora argentina que en 2013 ganó el premio Astrid Lindgren, uno de los más prestigiosos de la literatura infantil y juvenil, creado por Suecia en 2003.





Bauer, que en 2010 ganó el prestigioso Hans Christian Andersen ( ver informe en INFOMUDI ) llegó al país invitada por el Instituto Goethe de Buenos Aires, en el marco del Filbita, que tendrá lugar entre hoy y el domingo. Ese día, en el Espacio Cultural Sur, ofrecerá a las 16 un taller para chicos: La reina de los colores.

¿Cómo habrá sido la infancia de esta artista que dedica su trabajo a los niños? "Era muy mala para las matemáticas y las ciencias, pero mi padre era maestro y me apoyó mucho, era una persona muy abierta y muy generosa. Permitió que siguiera siendo zurda, algo que en mi época se intentaba «corregir». Siempre me decía: «Papel y lápiz vas a tener siempre, más no necesitás». Si me hubiesen torturado mandándome a escuelas de arte de pequeña, creo que me habría dedicado a otra cosa."
Cuando ya era muy notorio que lo suyo no eran las disciplinas científicas, Bauer huyó de la escuela secundaria tradicional e ingresó a una dedicada a los oficios. Obviamente eligió la ilustración, y muy pronto empezó a ser una de las estudiantes de Hamburgo más hábiles para el diseño de panfletos y carteles con consignas referidas a la política, un tema que aún hoy la apasiona. "Dibujé durante mucho tiempo para distintas revistas universitarias de Hamburgo -cuenta-. Y mi pasaje al trabajo profesional fue muy fluido: de un día para el otro, casi sin proponérmelo, ya estaba publicando libros."





Menos es más

Defensora a ultranza de la simpleza en su oficio, Bauer sostiene que su objetivo principal cuando dibuja es "la calidez". Muchas veces, señala, ve ilustraciones que no le gustan y se pregunta por qué: "Y casi siempre la respuesta es que son frías, que no me tocan el corazón y que son inútilmente complejas. Charlo con mi hijo sobre el tema y me doy cuenta de que cuanto más sencillo es mejor. Intento no perder mi espíritu infantil, pero no pretendo ponerme en el lugar del niño. No me gusta el arte pedagógico. Se nota enseguida que un dibujo pensado de esa manera no tiene alma. Y es muy importante sentir lo que se dibuja: para dibujar un perro triste hay que sentir tristeza, no se puede crear a partir de la intelectualización. Volviendo al tema de la sencillez: siempre menos es más, ése es un buen consejo para un ilustrador infantil. Estuve viendo un rato Paka-Paka y me pareció muy feo. Si ya tienen personajes tan coloridos, ¿por qué no usan fondos más neutros? No me parece buena idea llenar de estímulos visuales a los chicos. Por otra parte, no hay que subestimar a los chicos. Selma, por ejemplo, no es un libro infantil. Lo pensé desde un primer momento como un cómic para adultos. Pero los libros están a disposición de todos: si un niño lo lee y le sirve, me parece maravilloso. Y eso ocurre".





Consciente de la necesidad de prestar atención al avance tecnológico, Jutta ha creado algunas aplicaciones con sus ilustraciones, pero también advierte sobre el problema del acceso: "No todos los chicos tienen llegada a los mismos consumos culturales. Y la televisión, que es un medio que llega a todos, está casi siempre pensada para incentivar el consumo de productos comerciales, de mercancías", remarca.
El interés de Bauer por la política no es una simple rémora de su juventud, es evidente. Hoy sigue preocupada por el tema y tiene una opinión clara sobre la situación de Europa: "Los que tenemos una determinada visión de las cosas estamos hoy en alerta -afirma-. La derecha ha resurgido en Europa como los hongos después de una lluvia cálida, es alarmante. Mi hijo trabaja en el sector de redes sociales del Partido Verde alemán y está muy impresionado por el tono de lo que dice ahí mucha gente. En los últimos tres o cuatro años, la violencia verbal ha crecido hasta niveles difíciles de tolerar. Al mismo tiempo, ha aparecido una fuerte ola de solidaridad con la inmigración, gente que se había pasado veinte años sentada muy cómoda en el sillón de su casa y ahora está muy comprometida y trabaja ad honórem en los refugios. Creo que la propia Angela Merkel ha tomado conciencia del problema. No soy una admiradora de su gobierno, está claro. Pero ella sabe que Alemania debe ocuparse del tema, que no puede mirar para otro lado como hizo durante años."




Jutta Bauer

Profesión: ilustradora
Edad: 55 años
Origen: Alemania

Carrera en mayúsculas

Es autora de los libros infantiles: La reina de los colores (2001), Madrechillona (2001), El ángel del abuelo (2002), Selma (2009) y la serie Emma.
Ganó en 2010 el Premio Hans Christian Andersen, el más alto reconocimiento internacional concedido a un autor y a un ilustrador de libros para niños y jóvenes.
Creó la fundación Stiftung Illustration, dedicada a la promoción de la literatura gráfica infantil.









0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal