jueves, 19 de noviembre de 2015

CUANDO la HISTORIETA se PONE SERIA (1RA.PARTE)



Primera parte de la nota de Natalia Blanc, para el diario La Nación




A quinientos años del nacimiento de Teresa de Ávila, un equipo de guionistas y dibujantes argentinos y uruguayos se enfrentó a un desafío descomunal: trasladar al lenguaje del cómic los bellísimos textos de la obra El castillo interior o Las Moradas, considerada un testimonio místico y uno de los ejemplos más perfectos de la prosa del Siglo de Oro español.

Las Moradas, de Santa Teresa de Jesús tiene un prólogo y una biografía en historieta y ofrece una adaptación ilustrada de las siete moradas que la fundadora de las carmelitas descalzas escribió en 1577.





El proyecto, impulsado por la Oficina de Cooperación Española y el Centro Cultural de España en Buenos Aires, fue coordinado por Alejandro Farías, autor, historietista y uno de los fundadores de la editorial Loco Rabia, especializada en el género. En 2013, Farías estuvo a cargo de la adaptación al cómic de las Novelas ejemplares, de Miguel de Cervantes Saavedra. Junto con el ilustrador Marcos Vergara, publicó tres títulos de la serie Teatro en Viñetas (con obras de dramaturgos como Roberto Cossa y Mauricio Kartun) y prepara un cuarto volumen para octubre. Vergara, que ilustró la biografía de Santa Teresa con texto de Leo Sandler, es también el dibujante del libro Camino a Auschwitz y otras historias de resistencia, de Julián Gorodischer.




"La historieta tiene la capacidad de abarcar varios lenguajes, de tomar aspectos de la literatura, del cine, de la plástica y utilizarlos para crear algo nuevo, que no es ninguna de esas cosas y que parece hablar a la generación educada en Internet con un lenguaje que los incluye", dice Juan Duarte, consejero cultural de la embajada de España y responsable del proyecto de Santa Teresa. Al igual que con las Novelas ejemplares, buscaron llevar los textos a un público amplio. "Queremos decirle a la gente que Cervantes y Teresa de Jesús no hablaron para una elite de intelectuales; que pretendían que sus textos llegaran a muchos para servir de instrumentos de reflexión, de diversión [en el caso de Cervantes], de guía espiritual [en el caso de Teresa], y que, siglos después, siguen vigentes. Pero el común de los lectores no se acerca a esas obras por respeto o porque piensan que no son para ellos. Creemos que la historieta tiene el poder para hacerles cambiar de opinión."




 Para ilustrar y guionar cada morada, Farías convocó a distintas duplas creativas. Participan, entre otros, Max Aguirre, Pedro Mancini, Patricio Delpeche, Jorge Quien y Fernando Calvi. "Después de analizar las obras de Santa Teresa, llegamos a Las Moradas, que se podía adaptar con varios autores. Hay dibujantes más realistas y otros más abstractos. Pedro Mancini, por ejemplo, hizo un trabajo increíble, casi sin texto. Otros nos apegamos más al original", cuenta Farías, que escribió los guiones de la primera y la cuarta morada. Duarte destaca el trabajo de Jorge Quien, autor de la sexta morada, que incluyó una referencia a El éxtasis de Santa Teresa, de Gian Lorenzo Bernini.


 Cuando se trata de traspasos de un género a otro (ya sea novela, teatro u ópera, como en el caso de Jenufa, que Farías y Sandler llevaron a historieta), el resultado siempre es una obra distinta. En eso coinciden tanto autores como dibujantes: "Son dos lenguajes distintos. El texto de Santa Teresa tiene tal riqueza que, al adaptarlo a viñetas, no perdió fuerza ni poética", asegura Farías.

Muestra sobre el libro que se realiza en el MUSEO LARRETA

ENLACE a LOCO RABIA , con detalles y material gráfico













0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal